Medicina y tecnología: aplicación en los cuidados intensivos del futuro

unión humanidad tecnologia

Dr. Enrique Cruz Guzmán
Pediatra Intensivista

Durante el último siglo los avances tecnológicos han permitido mejorar la calidad de la atención médica haciendo que los procedimientos diagnósticos y terapéuticos sean certeros, rápidos y menos invasivos para el paciente.

El desarrollo actual en la telemedicina posee la capacidad de desarrollar una interfaz web amigable y fácil de utilizar por todos los profesionales de la salud e incluso los familiares favoreciendo la comunicación con la unidad del paciente y el análisis de datos registrados por los sensores del paciente. Las recientes investigaciones han permitido desarrollar dispositivos menos invasivos para el paciente, pero que permitan determinar parámetros de relevancia; un ejemplo son los dispositivos capaces de determinar los niveles de glóbulos blancos en el liquido cefalorraquideo de un neonato mediante ultrasonido de alta frecuencia sin necesidad de realizar una punción lumbar, los niveles de glucosa y otros parámetros de gran utilidad para el diagnóstico médico a partir de nanotecnología, etc. El objetivo del desarrollo de este tipo de interfaz de monitoreo y la sinergia con los nuevos dispositivos es establecer diagnósticos predictivos y recomendaciones de tratamiento en base a los datos reportados del paciente que le permitan al médico gestionar el cuidado del paciente a distancia. han permitido mejorar la calidad de la atención médica haciendo que los procedimientos diagnósticos y terapéuticos sean certeros, rápidos y menos invasivos para el paciente.

El concepto de la telepresencia con robots fue introducido por el neurocirujano Paul Vespa, se basa en un sistema que vincula la robótica con una interfaz web de monitoreo y permite que el profesional realice procedimientos a distancia, ver los resultados de las pruebas imagenológicas y de laboratorio, comunicarse con el personal de turno, etc. Esta tecnología actualmente ha sido aplicada en unidades de cuidados intensivos y se pretende que el futuro permita una mayor interacción entre el profesional y el paciente.

La nanomedicina es cada día más cercana a ser aplicada en las unidades de cuidados intensivos, se han desarrollado prototipos de dispositivos que permitan al profesional realizar mediciones de diferentes parámetros como el nivel de glucosa, la administración de medicamentos de forma continua, etc. Se pretende aplicar la nanotecnología al diagnóstico in vivo, es decir utilizar las nanopartículas en las técnicas de imagen y generar un teranóstico. Otra aplicación de la nanotecnología en la terapia intensiva del futuro es en la liberación localizada de fármacos que con el fin de generar una acción específica reduciendo los daños secundarios asociados a su administración y minimizando costos ya que se requerirían menores cantidades de medicamento.

Las tendencias en la nanomedicina marcan una gran vinculación con la ingeniera genética y el bioprint. Actualmente existe un auge en la medicina regenerativa a partir del bioprint ya que permite el desarrollo tejidos y órganos con alto potencial de biocompatibilidad fabricados a base células del propio paciente, reduciendo el riesgo de rechazo por parte del receptor y restableciendo la función fisiológica normal brindando una esperanza al paciente que requiera un trasplante.

En el campo de la terapia génica presenta avances considerables, en el presente se tiene autorizado su uso en el tratamiento de carcinoma escamoso de cabeza y cuello a partir de un gen tipo salvaje p53 administrado mediante un adenovirus. Se pretende que en un futuro la terapia génica permita desarrollar no solo tratamientos para varios tipos de cáncer sino para el desarrollo de fármacos más específicos en el tratamiento del paciente y que puedan ser aplicados en el ámbito de los cuidados críticos.

En conclusión se tiene que el objetivo principal de la unión entre de la tecnología y la ciencia médica es mejorar la atención que se brinda al paciente en estado crítico a partir de la integración de diferentes disciplinas, es por ello que es importante continuar con las investigaciones que actualmente se llevan a cabo en estas disciplinas. El constante desarrollo tecnológico en la telemedicina, robótica, nanomedicina, bioprint y terapia génica es cada vez más aplicable al cuidado de los pacientes en estado crítico; desde el uso de dispositivos inteligentes hasta el desaroollo de una Big Data que deriven en terapéuticas más específicas e incluso la restauración de un tejido y órgano que salve la vida de un paciente.

Referencias:

Vespa PM et al. Intensive care unit robotic telepresence facilitates rapid physician response to unstable patients and decreased cost in neurointensive care. Surgical Neurology 2007;67:331-337.

Vázquez de Anda GF et al. Telepresencia con robots en áreas críticas. Rev Asoc Mex Med Crit y Ter Int 2010;24(4):178-184.

Mejías Y, Cabrera N, Toledo AM, Duany OJ. Nanotecnología y sus posibilidades de aplicación en el campo científico-tecnológico. Rev Cub Salud Pub 2009,V35(3).

Gómez Aranda, Carmen. Bioimpresoras 3D como herramienta de innovación en el futuro de trasplantes de órganos. Revista Iberoamericana de las Ciencias Computacionales e Informática 2016;Vol. 5(10).

Morales González, Fernando. Terapia génica en el arsenal de terapéutica de la enfermedad oncológica. Rev Cl EMed UCR 2018;Vol 8(1).